fbpx

Taller virtual de elaboración de fermentos probióticos

Fermentar tus propios alimentos es más saludable y fácil de lo que crees.

En este taller aprenderás todo sobre los beneficios de la fermentación, cómo crear tus propios fermentos en casa de forma segura, y aprenderás a cultivar deliciosos productos como vegetales y verduras fermentadas, kéfir de leche ( yogurt de búlgaros), y bebidas probióticas como el kombucha, y mucho más.

Son buenos para ti

Entre más conocemos sobre la importancia de nuestra salud intestinal, más sentido tiene consumir alimentos fermentados

Contienen, después de todo, probióticos vivos, que son las bacterias involucradas en el proceso de fermentación.

Estos microbios beneficiosos crean vitaminas, enzimas digestivas y aminoácidos, los cuales, todos son saludables para nosotros.. 

Así promueven un sistema digestivo saludable al complementar y ayudar a las buenas bacterias en nuestra flora intestinal.

Consumiendo solo una pequeña cantidad diaria, obtienes grandes beneficios. ¡Los alimentos fermentados son poderosos y tienen un gran impacto!

Es simple

Fermentar tus propios alimentos es más saludable y fácil de lo que crees.

En este taller, aprenderás todo sobre los beneficios de la fermentación, cómo crear tus propios fermentos en casa de forma segura siguiendo el método PTTP.

Aprenderás a cultivar deliciosos productos como vegetales fermentados, kéfir de leche ( yogurt de búlgaros), y bebidas probióticas como el kombucha, y mucho más.

La mayoría de los fermentos vegetales tardan solo unos minutos en prepararse.

Si puedes mezclar sal en agua, ¡estás a mitad de camino!

Y la mayor parte de la fermentación ocurre a temperatura ambiente, por lo que, en términos generales, no se necesitan herramientas ni equipos especializados. 

Durante el período de fermentación (que puede ser desde 1 día a 6 meses o más esperar es la parte mas difícil…

Es económico

La fermentación es una de las formas más económicas y naturales de comer sano. La fermentación de alimentos no requiere equipo especial ni electricidad.

Puedes comenzar con ingredientes básicos y artículos que probablemente ya tengas en tu cocina: un recipiente de vidrio, cerámica o plástico (de calidad alimentaria), un plato, un paño de cocina y sal marina o kosher.

Una de las mejores maneras de ahorrar dinero es fermentar productos de temporada al final de la temporada de crecimiento, cuando es más abundante, y cuando los agricultores bajan sus precios para vender sus cosechas.

¿Quieres probar una Lección Gratis?